BIOGÁS

LIMPIEZA DE BIOGÁS

Los malos olores son un problemas que se presentan en ocasiones en muchas instalaciones industriales, principalmente en las relacionadas con el manejo y gestión de diferentes tipos de residuos. Conseguir una atmósfera saludable y un aire libre de contaminantes apto para la ventilación y respiración del ser humano  es unas de las tareas a tener en cuenta, a su vez, en el diseño y operación de cualquier nuevo proceso industrial.
 
Instalaciones de tratamientos de residuos como: aguas residuales, derivados del petróleo, lodos, desperdicios de diferentes industrias y vertederos, entre otros, son productores de malos olores. Pero en todas ellas, esto se puede evitar haciendo uso de la tecnología apropiada.
 
Múltiples son las tecnologías existentes actualmente hoy en el mercado que garantizan una desodorización de la atmosfera haciendo el ambiente de trabajo mucho más aceptable. Procesos basados en operaciones físicas, químicas, térmicas y biológicas son aplicadas en dependencia del origen de la emisión.
 
En la depuración de aguas residuales (EDARs) la combinación de métodos físicos, químicos y biológicos garantizan una buena limpieza de la atmósfera típica de este tipo de instalaciones, evitando así emisón de los malos olores. 

Los filtros de carbón activado son uno de los más usuales para la desodorización en EDAR. Estos pueden ser aplicados dentro de estas instalaciones, tanto para tratar la atmósfera de secciones individuales, como para tratar de forma general todas las secciones.