AGUAS

TRATAMIENTOS DE LIXIVIADOS

En el agua se encuentran normalmente gases disueltos, tales como el nitrógeno, oxígeno, dioxido de carbono (CO2) y otros. La cantidad de gases presentes (disueltos) depende del origen del agua y de otros factores tales como la temperatura, la salinidad de la misma, y del contacto previo que el agua pueda haber tenido con los gases, habitualmente con el aire.
 
La presencia de estos gases disueltos pueden ocasionar una serie de problemas, de los cuales la corrosión producida por el oxígeno y la carbonatación por el CO2 son las más conocidas. En los sistemas de calderas, la elevación de la temperatura del agua disminuye la solubilidad de los mismos haciendo que estos salgan de la solución, lo que provoca problemas de arrastre de gotas entre otros.

El caso del CO2 o dioxido de carbono es más complejo debido a la existencia de una serie de reacciones químicas donde juegan la alcalinidad, el pH, la temperatura, etc. Este gas se libera al calentarse el agua en el  interior de las calderas, es arrastrado por el vapor y se disuelve nuevamente en el condensado, provocando en este último un descenso del pH con los consiguientes problemas de corrosión.
 
Actualmente existen varios métodos para extraer los gases dentro de un liquido, sin embargo la más utilizada en casi todas las industrias es la desgasificación por membranas.
 
Membranas huecas. Alcanzando valores de gases disueltos por debajo de la 5 ppm.